La vida a bordo

Trabajar en un crucero es una experiencia inolvidable. Sin embargo, antes de presentar su solicitud debe tener en cuenta de que muchos de esos trabajos son difíciles de obtener y muy exigentes. Debe considerar los pros y contras.

Pros:

  • Trabajar en un crucero le permite viajar a muchos destinos atractivos y conocer lugares interesantes y aún cuando pasa la mayor parte del tiempo a bordo, existe la posibilidad de bajar a tierra y conocer algunos sitios.
  • Conoce gente de todas partes del mundo y puede iniciar amistades perdurables.
  • Puede ganar bastante dinero y como las posibilidades de gastar son escasas, podrá ahorrar la mayor parte de este.
  • Su alojamiento y alimentacion no le cuestan y no tiene que pagar sevicios.

Contras:

  • Es muy difícil conseguir un trabajo de esta naturaleza.
  • La jornada de trabajo es extensa: de 12 a 14 horas diarias, 7 días a la semana.
  • El alojamiento es modesto, las cabinas y los baños son pequeñas y compartidas por dos o más personas. En los grandes cruceros la mayoría de las cabinas cuentan con televisor. La mayoria de las cabinas se encuentan en las cubiertas inferiores y no tienen ventanas. Tendrá que abandonar algunos de sus hábitos y acostumbrarse a los de sus compañeros de habitación.
  • En el mar puede encontrar todo tipo de climas. Si padece de mareos, quizás debería buscar un trabajo en tierra aunque los mareos lijeros son comunes aún entre marineros experimentados.

Luego de la firma del contrato es usual que tenga que aprobar un curso de seguridad ocupacional , primeros auxilios y sanidad. En caso de que enfrente problemas de salud, recibirá atención médica gratuita provista por un seguro adquirido por su empleador, vigente durante el tiempo de su contrato. Este seguro se basa en convenciones internacionales en relación con empleos en el mar.

En la mayoría de los barcos, el personal de un crucero cuenta con varias instalaciones para el descanso, tales como gimnasio, centro de ejercicios, piscina, bar y sala de reuniones. Estas son instalaciones exclusivas para los empleados. A los empleados no se les permite socializar con los pasajeros en el tiempo libre, ni tampoco utilizar sus instalaciones.

La mayoría de las líneas de crucero embarcan en Estados Unidos. Es muy posible que se le exija pagar los gastos de viaje desde su lugar de origen hasta el puerto de embarque. Igualmente, gran parte de las líneas desean que sus empledos asuman los gastos del boleto de ida y un depósito de viaje que le será reembolsado cuando termine el contrato. Sin embargo, en caso de que decida abandonar el trabajo antes de terminar el contrato, o si es despedido, no se le reembolsará el depósito, y este será utilizado para adquirir el boleto de regreso a su país de origen. Con el fin de garantizar su salida de Estados Unidos y asegurarse de que no permanezca en forma ilegal en este país, será escoltado hasta el aeropuerto. El depósito es usualmente entre 300 y 500 dólares estadounidenses. Para evitar gastos a los nuevos empleados, algunas de las líneas mas grandes de cruceros no exigen el pago de depósito (por ejemplo, Carnival Cruise Lines Inc.)